EL TABACO ES UNA DROGA, ¿QUIERES DEJAR DE FUMAR?

por Admin

Publicado el 22/11/2017



Si piensas que es imposible dejar de fumar, te sientes incapaz o nunca es buen momento para ti, piensa en los beneficios que supondría para tu salud y la de tu entorno, sobre todo si padeces una enfermedad crónica.

Durante su combustión se originan productos tóxicos, que se asocian a diferentes enfermedades, como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, bronquitis crónicas o enfisema pulmonar…

Son situaciones de especial riesgo, casos en los que haya alergias, embarazo y lactancia, ser menor de edad y el cáncer de pulmón en mujeres está aumentando significativamente, por el incremento del consumo de tabaco entre esta población.

Existe un mito en torno al interés de dejar de fumar, por parte de las personas con enfermedad mental. Sin embargo, no pruebas manifiestas, de que haya diferencias con respecto al interés que pueda manifestar la población general.

Sin duda dejar de fumar es una decisión muy importante, y en el caso de que seas un enfermo mental, el tabaquismo es un factor determinante,  de tu esperanza de vida.

Por ejemplo en caso de la depresión, puede suponer un aumento de síntomas graves, mayor impulsividad, mayor gravedad de la enfermedad en general, además de complicaciones a nivel fisiológico, asma, hipertensión, enfermedades cerebrovasculares…y a la vez, un mayor riesgo de padecer un trastorno por abuso de otras sustancias, como el alcohol que solemos asociar mucho al consumo de tabaco.

A la hora de dejar de fumar hay consejos que pueden resultar muy útiles:

  1. Elegir un momento de tu vida estable, así los síntomas de la abstinencia serán más llevaderos.
  2. Casi nunca el “todo o nada” es buena opción, hay gente a la que le funciona, pero para otros reducir un cigarrillo menos al día, puede ser un acierto.
  3. Romper con este hábito significa, renunciar a una sensación de placer, por ello la situación requiere de mucho autocontrol.

La mejor evidencia, en cuanto a buenos resultados a la hora de dejar de fumar, es la combinación de FARMACOTERAPIA y PSICOTERAPIA.  

En el caso de decirte por cualquiera de las dos, debes acudir a un profesional, que valore la mejor de las opciones, y tener en cuenta que algunos de los fármacos usados para este fin, pueden interaccionar con la medicación que toman personas con enfermedades crónicas.

Para el caso de la psicoterapia, suele dar buenos resultados, sobre todo si se hace en modalidad de grupo, y se prolonga en el tiempo.

También es interesante, cambiar las rutinas diarias, como cambiar los momentos del día en los que sueles fumarte un cigarro, tener junto a ti, personas que te motiven y te den apoyo emocional y tener una motivación real.

 

*Autor: Marta Mero (Psicólogo)