pic
por Carjim 11:54:52 27-01-2017

Mi historia

Llegué con 31 años, un ocho de diciembre, por primera vez a una reunión de Alcohólicos Anónimos, comunidad hermana, a la que estoy y estaré eternamente agradecido. Aunque deseaba dejar de consumir, no estaba dispuesto a renunciar a una locura mental de la que yo era inconsciente, así que me llegaba una reunión cada siete ó diez días. Unos meses después conocí a una hermosa mujer que consumía, y en diez días abandoné a mi esposa para irme con ella, en la que yo veía a la mujer de mi vida. Cuando por fin abandoné el consumo activo y se había cumplido el sueño de mi esposa, la dejé por otra tan enferma como yo. Durante un año y medio permanecí a su lado, creyéndome que ella controlaba su consumo y deseando inconscientemente toda su vida, su mundo, su locura, que era igualita a la mía. Hoy entiendo
que lo que yo buscaba era la vida y la locura del consumo, sin consumir. Año y medio conviviendo con una adicta en activo que me rodeaba de todo tipo de sustancias y en el que yo negaba tener ningún problema.
Llevaba diez meses asistiendo a reuniones cuando mi padrino me llevó por primera vez auna reunión de NA. “¿Adictos?”, pensaba yo….. “¿y para que tengo yo que conocer a adictos?”. Lo primero que vi con mis ojos en una reunión fue “mediocres”. Había dejado de consumir, pero jamás me convertiría en uno de ellos. Yo sentía que si ellos habían fracasado, no era mi problema, yo era un triunfador frustrado y me bastaba con dejar el consumo activo para demostrarlo. No compartí en aquella reunión y la palabra “adicto”, verdaderamente se metía conmigo. Aunque sonreía a todos los compañeros, no me quería juntar con nadie, ni tener que dar gracias a nadie. Lo pasé francamente mal en el descanso del cigarro, donde todos se volcaban con quien no quería ayuda. Pero si yo ya no consumo (pensaba), ¿Qué quiere esta
gente de mí? ¿por qué me tratan tan bien? Al cerrar la reunión todos me abrazaron y me dijeron “sigue viniendo”. “¿Quiénes se creen que son estos para darme un abrazo o un consejo?, ¿es que no tienen familia a la que abrazar que se abrazan entre ellos como mediocres? ¿Cómo pueden ser tan hipócritas de aparentar felicidad desde la vulgaridad?”pensaba yo mientras sonreía.. deseaba salir corriendo y desaparecer.
Mi primer año en recuperación lo pasé buscando en internet el lado sectario de AA y NA, en dónde estaba el truco de esto (suerte que no lo encontré). Me aseguraba bien de que nadie me viese antes de entrar a una reunión, e intentaba que nadie me viese en compañía de mis nuevos amigos adictos “mediocres”. Me gustó la idea de Dios, pues entendí que él siempre había estado esperando por mí y que ahora juntos podríamos hacer lo que él sólo no podía. Sentía que dios me necesitaba de su lado y mi orgullo crecía más y más… ahora que ya no consumía me sentía un privilegiado y el elegido para salvar a la comunidad. Sentía que NA ya podía descansar, pues yo ya estaba allí. Creía en secreto, que algún día el mundo hablaría de mí. Aunque no lo decía, en el fondo sabía que era un niño prodigio, el mejor soldado de Dios y que él ahora podría estar tranquilo, pues yo ya había vuelto. ¿Cómo iba a realizar yo un humilde servicio? Yo esperaba pacientemente a que Dios me encomendase una misión de verdad, y no una de mediocres conformistas.
Jamás escuché de mis compañeros una palabra que me diese pié a tener la excusa para marcharme. Todos me aceptaron y me dieron la libertad de ser tal y como era. Me dieron amor aunque lo rechazaba creyendo que era de mediocres. Nunca me dijeron lo que tenía que hacer y ni siquiera llegaban a darme sugerencias, y hoy entiendo por qué. Ellos hablaban de cambiar, y yo creía que querían ser como yo. Yo no necesitaba cambiar, y ellos jamás serían como yo. Hablaban de crecimiento, pero yo ya no podía crecer más. Creía que me envidiaban y me invadían con intención de desmontar y desmontaban poco a poco toda mi integridad. Con su verdad desmontaban poco a poco toda mi MENTIRA….
Y llegó el día que tenía que llegar, llegó el momento en el que creía sufrir mucho más en recuperación que en actividad, y llegó el día en el que le pedí a Dios la muerte en mis oraciones pues yo no tenía el valor de quitarme la vida….. todo lo que conservé tras el infierno de la actividad (familia, trabajo, amigos….) lo perdí en recuperación y conocí el infierno y sin consumir sustancias, pero sí locura, 24, tras 24 h, y
meses, y años… ¿Y que más es que “un milagro” el hecho de que un loco se de cuenta de que está loco? Sin que nadie se lo diga, sin que nadie lo juzgue y con toda la libertad de serlo ó deshacerlo. ¿Y si ese loco es un adicto que por hoy no ha consumido ni recaído por la gracia de Dios y de todos los compañeros de NA?. Entendí el significado de la palabra EGO y entendí el significado de la palabra AMOR.
En estas 24 horas, lo que más me gusta de la vida, es fundirme en un abrazo con un hermano, ya sea adicto ó no y formar parte de un instrumento de ese Dios tal y como yo lo concibo, y que tiene siempre una mano tendida al adicto que todavía sufre, con su gracia y amor. No quiero hacer más que dar lo que Dios me dio. Voy a todas las reuniones que puedo, todos los grupos me gustan, hago servicio siempre que me dejen, en grupo, área, e intento hacerlo también afuera…. Celebro todos y cada uno de los días sólo por estar vivo. Yo no vine a NA para hacer amigos de los de verdad, ni hermanos, ni para compartir, ni buscando humildad, ni buena voluntad, ni a conocer el amor verdadero y fraternal, ni vine buscando sentir a Dios, ni a convertirme en mejor persona, ni vine a recuperar naves quemadas en el pasado, ni a hacerme servicial y entregarme a los demás, no vine buscando paz, ni vine para reencontrarme conmigo mismo y con un Poder superior, ni vine buscando unidad, ni recuperación, aceptación, fe, acción, perdón, ni mucho menos oración y meditación. Yo solo vine a dejar de consumir. No vine buscando un milagro, pero esta es la dávida que Dios me ha dado por medio de Narcóticos Anónimos. Muchísimas gracias con el corazón!!!!

Publicar un comentario